Cuánto tarda el plástico en deteriorarse

Cuánto tarda el plástico en deteriorarse

Seguramente has escuchado en varias ocasiones que el plástico es muy tóxico y dañino para el medioambiente, algo que es una realidad difícil de ocultar, pero de lo que muchos desconocemos, es cuánto tarda el plástico en deteriorarse o degradarse en el ambiente.

Más de 1000 años tarda el plástico en desaparecer

Pese a que se conoce el daño que le causa el plástico al planeta, es uno de los materiales más utilizados por las personas y las empresas en general, quienes incluso la utilizan para el desecho de material orgánico sin ningún tipo de consciencia.

Teniendo en cuenta esto, vamos a analizar cuánto tarda el plástico en deteriorarse que es el principal problema que causa estragos al medioambiente, y que es mucho más grave de lo que muchos pueden pensar.

Podrías pensar al leer esto que se trata de una broma, pero no es así. Estamos ante una situación alarmante, ya que el tiempo en que tarda en descomponerse degradarse o deteriorarse el plástico puede tardar entre 100 y 1000 años.

Dicha cifra puede resultar muy estruendosa para muchos, ya que esto significa que a su paso para lograr su degradación, este deja un rastro tóxico en todo el ecosistema y que permanece durante muchos años.

Un ejemplo sencillo para entender esto, lo podemos ver en una botella de plástico utilizada para envasar agua, que, aunque puede parecer inofensiva, puede tardar al menos unos 500 años en descomponerse, aunque esto es una pequeña parte del problema.

Consecuencias de la degradación del plástico

Durante años se ha tratado de crear conciencia en la sociedad sobre los daños que el plástico produce en el ecosistema, pero los logros han sido muy pocos.

Consecuencias de la degradación del plástico

Muchos desconocen que este material también puede afectar en gran medida la salud de las personas, a la salud de la fauna y sobre todo a la que vive en los cuerpos marinos.

Veamos algunas consecuencias puntuales de la degradación del plástico:

Toxicidad

Cuando el plástico se degrada o deteriora, las partículas de este pueden llegar a nuestro organismo mediante el agua o de los alimentos, logrando contaminar nuestra sangre y de esta forma afectar en gran medida a nuestra salud, provocando enfermedades graves como el cáncer.

Destrucción del ecosistema

Como era de esperarse, la afectación del ecosistema por culpa del plástico alcanza en gran medida un 80% de este, siendo los más afectados los mares, ya que las partículas que se generan de la degradación del plástico pueden llegar a lugares remotos, ocasionando así que la fauna marina se vea afectada y contaminando reservas naturales enteras que posteriormente, son utilizadas para el consumo humano.

Finalmente, dichas partículas tóxicas terminan llegando al organismo humano y afectan la salud de las personas.

¿Bioplásticos como solución?

Más allá de implementar medidas como las bolsas ecológicas en los supermercados, y para evitar la utilización de bolsas de plásticos, algunos han tratado de proponer otras medidas que contribuyen con más alcance a la preservación del medioambiente.

Una de esas medidas ha sido la utilización de bioplásticos o plásticos que sea biodegradables, aunque estos no son la solución al problema como muchos pueden creer, ya que estos solamente se degradan en condiciones que no son naturales y por procesos donde se necesitan temperaturas que el ambiente en si no genera.

Dicha necesidad de un proceso industrial para poder degradar el plástico, no es entonces el camino más idóneo para poder conseguir una solución al plástico contaminante.

¿Qué se puede hacer ante dicha situación?

Lo más recomendable sería la reutilización de este tipo de material, lo que contribuiría a la economía circular y reciclaje, algo que has sido más una base teórica, que la práctica hoy en día.

El reciclaje industrial podría contribuir en gran medida en evitar el deterioro del medio ambiente por el plástico y su degradación, donde son las empresas en gran medida las que tienen esta responsabilidad, pero para lo cual los Gobiernos y la propia ciudadanía deben colaborar.

Todo este proceso requiere del compromiso, pero sobre todo de la consciencia de las partes involucradas para que se pueda llevar a cabo el proceso de recolección y así contribuir con un planeta más sostenible, ya que solo tenemos uno solo donde vivir y debemos cuidarlo mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *